10 agosto, 2010

Siete Ocasiones

Este verano estoy aprovechando para ver tres o cuatro películas al día. Después de las sacudidas que me dio Ingmar Bergman necesitaba relajar mi mente... El gran pendiente era Buster Keaton, me encanta este tipo.





Me quito el bombín ante sus acrobacias.





1 comentario:

witt dijo...

Tremendo fue este hombre ya lo creo; lo que me reí con "El cameraman".