24 julio, 2008

Doble sesión de mátame con el camión...

Ayer cumplí mi promesa como buena hermana mayor que soy y llevé a mi nano al autocine. Tengo muy buenos recuerdos del autocine porque cuando era pequeña íbamos casi la familia entera y cenábamos a la fresca viendo dos películas todos juntos. Por lo general las películas importaban poco aunque casi siempre programan dos películas de estilos parecidos. Evidentemente el autocine es para pasar un buen rato, si bien han aumentado la calidad de la proyección, el sonido aún deja mucho que desear.


Anoche la doble sesión se trataba de Kung Fu Panda y Hancock.
Kung Fu Panda bien, en su línea. Es entretenida con algunos momentos muy graciosos y que te alegra los ojos debido a los colores tan vivos. Lo malo es el doblaje. Me cansa que los protagonistas de las películas para niños sean voces conocidas de la talla de Florentino Fernández. Que no es que tenga nada en contra de la persona pero seguro que hay actores de doblaje profesionales haciendo cola en el paro...
Pero luego llega el momento crítico y es que con sólo ver el cartel de Hancock ya me hago una idea del rollo que estoy a punto de tragarme. Y como no le quiero dar más bola sólo diré que anoché deseé que llegara un cuervo y me arrancara los ojos con su pico y que después se fuera volando a su nido y alimentara a sus cuervitos... Y punto y final. No diré nada más sobre Hancock. Y que Will Smith dé las gracias de que ahora mismo no me apetezca mucho escribir...

El cartel es tan malo como la película



1 comentario:

Jordi dijo...

Lo de los cuervos me ha encantado, jajaja.