19 diciembre, 2009

Al final de la escapada

Tengo que hacer un análisis fílmico para el lunes de "Al final de la escapada" de Godard. Con el frío y sueño que tengo ahora mismo me veo incapaz...

Si tuviera que hacer el análisis sobre Avatar sería más fácil porque simplemente diría "es una mezcla entre Pocahontas y Halo" y me quedaría tan a gusto...


4 comentarios:

Saray dijo...

Pues si, la verdad es que un análisis fílmico de la película de Godard requiere estrujarse más las neuronas porque el argumento es mucho más complejo que Avatar y además se le pueden dar varias lecturas.
¡Pero aún te queda el domingo! :)
espero que te salga bien.
Saludos de otra bloguera.

Alegria De La Huerta dijo...

Puedes hablar sobre el vestuario... esas rayas contra rayas con más rayas...

Porqué tantos minutos para qué lo bueno sea en el último segundo? Esa sonrisa es genial!

Jordi Revert dijo...

Bueno, en realidad, de las dos, la que "de verdad" no tenía guión era "Al final de la escapada" (literalmente, me refiero). Vale que "Avatar" pueda recordar a demasiadas cosas, pero a mí, personalmente, me parece una experiencia casi tan irremplazable como la que en su día sintieron los primeros espectadores de "Al final de la escapada". Claro está, no en el plano narrativo... y con gafas 3D.

¡Saludos!

Vigo dijo...

Seberg en París hace la función de un gran iman para mi retina.
En lo de Avatar, no puedo decir mucho porque aún la tengo que ver -la veré seguro porque algo tendrá cuando está cosechando tanta taquilla-, pero me hizo gracia un amigo cuando resumiéndome el argumento me dijo "Se trata de unos pitufos espaciales" ;D