24 agosto, 2008

Wall·E

Hacía tiempo que no iba al cine pero no me pude resistir a ver Wall·E. Me gustan las películas de Pixar no sólo por su calidad en la animación sino también por la calidad en sus guiones. Siempre cuentan buenas historias con moralina sin ni siquiera rozar la ñoñería. Son historias para disfrutar con niños pequeños o con personas adultas porque siempre hay un equilibrio.

Quizás me pilló en un momento tontito pero hubo una parte de Wall·E que me emocionó. Se nota que los de Pixar no sólo saben hacer cine sino que también saben de cine... Lástima que aquí no lleguen copias en versión original. Esperaremos al dvd.


3 comentarios:

Cinelandia dijo...

Seguro que ese momento fue ese encuentro romántico en el espacio... a mí me dejó tonto perdido.

viento dijo...

a mí hubo algunos detalles que me hicieron sonreír, por ejemplo lo de cultivar plantas de pizza :D

Mirko dijo...

Pixar es sinónimo de calidad y brillantez. Sus pelis me emocionan, me hacen sentir como un niño, su doble mensaje para niños y adultos me fascina.
Un estudio cuya "peor" película es Cars no tiene nada de qué preocuparse. Su secreto: la historia, lo más importante.
Wall-E me encantó, llena de homenajes cinéfilos y de detalles dedicados a los 80.