13 diciembre, 2007

Recordando...

Uno de mis profesores "tonto del bote" (siempre hay uno en todas las carreras) me tiene ocupada con un trabajo sin pies ni cabeza... Pero yo me he propuesto encontrar la solución antes de que llegue la Navidad. Y esperando tan ansiadas vacaciones he recordado una película de mi infancia que la veía año tras año por estas fechas.

Se trata de Jasón y los Argonautas, película de 1963 y dirigida por Don Chaffey. Pero hoy el director no es mi centro de interés sino el realizador de efectos especiales, Ray Harryhausen.

Harryhausen junto a sus "creaciones monstruosas"

Se podría decir que Harryhausen es casi el padre del stop motion y digo casi porque 30 años antes ya estaba Willis O'Brien haciendo King Kong (1933). Pero los años 60 fueron de Harryhausen con películas conocidas por todos como Los viajes de Gulliver o Hace un millón de años (esta última la ponían en los cines de verano y se llenaban de chavalitos que querían ver dinosaurios o a Raquel Welch ligera de ropa)

King Kong (1933)

De vez en cuando da gusto rememorar estas películas. A algunos les puede parecer cutre. Es evidente que los efectos especiales han cambiado mucho y ahora ya casi no hace falta tener mucha imaginación para meterse de lleno en una película. Pero el stop motion siempre tendrá algo de especial...

Por si alguno no cae en esta película, he recortado un trocito para refrescar la memoria...


video

4 comentarios:

javi dijo...

ostia!!
la había olvidado por completo, joder ahora mismo me pongo a buscarla y la veo este fin de semana...

y tienes razón, cuando tenía 10 años me encantaba la peli de "hace un millón de años". Dinosaurios y la Welch, la mejor combinación.

un beso de kong!

javi dijo...

por cierto, no me había dado cuenta del subtítulo "soy el tiempo perdido de Lola"

genial ^^

Señor A dijo...

Ray Harryhausen, como me gustan las peliculas de este tio!!
En Monstruos S.A el restaurante donde pasa parte de la pelicula se llama Harryhausen en su nombre.

Un beso

Dark Santi dijo...

Dios, yo tampoco pude olvidarme de esas películas y esos monstruos. Que grandes...